Se llenó la libreta del baile

For English, click here

He sido observadora de la cultura chilena desde hace muchos años y, observar una cultura ajena, cuando bien hecho, sirve de revelar mucho sobre la propia cultura también. Muchos extranjeros se quejan de lo difícil que es hacer verdaderos amigos con los chilenos. Justamente tengo una teoría al respecto. Nosotros, los no chilenos, por definición estamos fuera de contexto; estamos fuera del loop cultural. Llegamos sin nexos sociales ni obligaciones y, por ser, como seres humanos mayormente sociales, extendemos la mano a otros en búsqueda de amistad y quedamos perplejos cuando el intento no es correspondida. No lo tome a pecho. No es que los chilenos no están interesados en ti; es que no tienen tiempo. Sus libretas del baile están llenas.

Yo lo veo así: todo comienza con la “teoría de bebé”. En el nivel más básico, los papás del todo el mundo tienen la responsabilidad de mantener a sus hijos sanos y salvos y de ayudarlos a convertirse en adultos. Lo que cambia, sin embargo, es la descripción del trabajo. Las necesidades básicas -alimentación, vivienda, seguridad, educación, etc. -parecen ser universalmente comunes, pero de ahí, la forma de proceder puede tener un enfoque diferente.

Cuando una pareja joven de los EE.UU. recibe su nueva guagua en sus brazos por primera vez, saben que deben criar a ese niño a ser un individuo responsable, alguien que puede pararse sobre sus propios pies y caminar por este mundo con confianza y autosuficiencia. Ser alguien que pueda echar una mano, pero que no pida una. Alguien que trabaja duro y vive una vida productiva.

En Chile y, de hecho, en toda América Latina, estos nuevos padres dan la bienvenida a su guagua y están encargados de criar un miembro responsable del grupo, alguien que sabe que el grupo es la red de seguridad de la vida y que viene tanto con privilegios como con responsabilidades. Alguien conciente de que se puede tropezar y el grupo estará allí para protegerlos. Que lo que sucede a un miembro del grupo afecta a todos. Que nadie está solo, ni tampoco se quería.

La lealtad al grupo es esencial en Chile y todo adulto cuenta con círculos concéntricos de la participación y la responsabilidad hacia los grupos que él o ella ha formado a través del curso de su vida.

La familia es lo primero, por supuesto. Es el círculo interior, el núcleo de su ser, de su grupo. Y viene con los almuerzos domingueros familiares (sin excusas), fiestas de cumpleaños multi generacionales que duran hasta las 2 de la madrugada, vacaciones con el clan completo, tener primos como los mejores amigos, enormes bodas con los 500 miembros de las extensiones de las extensiones de las familias extendidas de la novia y del novio, y así sucesivamente.

Luego viene el colegio. Los niños comienzan en el kinder (incluso hasta el pre-kinder) y permanecen todos juntos en este mismo grupo de 20 ó 30 ó 40 niños hasta que se gradúen -todos juntos- 13 años más tarde. Significa un compromiso de trece años de fiestas cumpleañeros y salidas del curso; comparten problemas y alegrías y van, mutuamente, moldeando sus personalidades. No sólo son ellos que están cuidadosamente y cercanamente ligados, sino que sus familias las son también. Y si bien pueden o no ser verdaderamente amigos al final, sus vidas estarán entrelazadas para siempre. Redes sociales por excelencia- sin necesidad ninguna del Facebook-.

Luego van a la universidad. Más adoctrinamiento grupal. Todos que se registran en el mismo programa tomarán todos los mismos cursos en el mismo orden de principio a fin. Lunes a las 10 de la mañana: biología. Miércoles, a las 15:00: introducción a la física. Viernes a las 21 horas., fiesta a donde Pablo. Otro grupo cercano se forma.

Próximo paso: el matrimonio, una intersección de dos círculos sociales y la formación de uno nuevo. Que el círculo sea ininterrumpido. La vida continúa. ¿Y esa amiga gringa? Muy simpática; una persona interesante… vamos a juntarnos en algún momento … Ah, pero ¿el viernes? No, es el cumpleaños de mi primo. ¿Sábado? Sorry, es el bautizo de mi sobrina. El domingo siempre vamos a donde mi abuela. ¿Lunes? Le dije a mi mamá que iría compras con ella. ¿Martes? Me voy a reunir con los amigos del colegio. ¿Miércoles? Voy a llevar al perro de mi tío al veterinario. ¿Jueves? Una reunión en el colegio de mis hijos ¿Viernes? Toda la familia se va a la playa para el fin de semana.

¿Lo ves? La libreta del baile ya se llenó.

One response to “Se llenó la libreta del baile

  1. Pingback: The Dance Card’s Full: Group Loyalty in Chile « Cachando Chile: Reflections on Chilean Culture

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s